UN EJERCITO A MEDIDA

UN EJERCITO A MEDIDA

Que digo yo, más por meter bulla que otra cosa, tras las informaciones aparecidas hace unos días sobre la idea que tiene la ANC (Asamblea Nacional de Catalunya) para crear un ejército catalán para la defensa del territorio, verter en este muro unas reflexiones para aprovechar los recursos propios del país y ahorrar una pelas del presupuesto que siempre viene bien y además, este sentimiento es acorde al alma del catalán. Ideas inconexas que dejo aquí prendidas por si son útiles.

Un ejército necesita de varias ramas. Una de ellas es un servicio de estrategia y táctica militar. Yo propongo que se le dé el generalato a Pep Guardiola, pues es el que más sabe de tácticas de presión al hombre.

Crearía una armada. Hay que defender las aguas territoriales por si a alguna fuerza extranjera le da por faenar en Palamós y esquilmar los bancos de gambas. Para ello, se requisarían todos los patinetes a pedales desde Empuries a Ulldecona y las golondrinas del puerto de Barcelona. Por supuesto, llegaría a un acuerdo con ToysRus y Michellin para reforzar dicha flota con flotadores de patitos y cámaras de neumáticos. Eso sí, pediría los patitos tuvieran cara de cabreados para intimidar al enemigo, que es la guerra, oiga.

A los infantes de marina los equiparía con manguitos color caqui, para cuando tengan que desembarcar en alguna playa y bañadores con redecillas para que no tengan que llevar los gallumbos por debajo de estos y no se produzcan dispersiones testilucares en el fragor de la batalla. Los bañadores color caqui reglamentario, nada de mariconadas con flores. Junto a los infantes, los zapadores provistos de cubitos y rastrillos para facilitar el desembarco.

Importante es mantener vigiladas las fronteras. Pues el recurso lo tienen al alcance de la mano. En cada puesto aduanero se coloca una colla de Castellers de Valls para que oteen el horizonte y den la voz de alarma si llega el caso.

No hay ejército que se precie si no tiene un cuerpo de legión extranjera. Eso es factible y sería admitido todo aquel de mas allende del territorio y que venga de lugares exóticos, como Fraga o Vinaroz. Indispensable que desfilen con gallardía mientras cantan su himno:

“Soc el novi de la mort…..”

Y nada de cabras que dejan un reguero de cagarrutas. Un goss d´atura paseado previamente al desfile con sus cositas hechas.

No hay que olvidar la logística para el ejército. Raciones alimentarias de combate a base de monchetas con butifarra liofilizadas y calçots deshidratados. Hay que mantener a la tropa bien alimentada.

El cuerpo de élite de este ejército serían los comandos de asalto , todos ellos dotados con sus barretinas de camuflaje para pasar desapercibidos con el entorno.

Y no hay fuerza armada que se precie si no tiene un departamento de espías e información. Así que hay que equiparlos con gabardinas de buen paño de Terassa, porque díganme qué clase de espía es uno si no lleva gabardina y gafas negras.
Imagino a Bond, Jaume Bond pidiendo la contraseña a su contacto:

—“Baixant de la Font del Gat…

A lo que el otro contestaría:

“ Una noia , una noia…”

La Artillería tendría su base en Sant Sadurní D´Anoia. Las prácticas de tiro con taponazos del descorche de las botellas de cava y si no se le da al enemigo, pues se les deja varias cajas junto a su campamento y cuando se pillen la cogorza, se les hace prisioneros. En la guerra todo vale.

Y seguro que habrá un héroe que escribirá las hazañas bélicas como César y sus Guerra de las Galias. Imagino un Pere y sus Guerras del Maresme. Y cruzarán el Llobregat como don Cayo cruzó el Rubicón.

Bueno, querido lector. Me cansé ya de escribir sandeces, pero me pregunto de forma retórica a mi misma, si las gilitonceces de la ANC valen, ¿porqué las mías no? Además, las ofrezco gratis y no gastándome una pasta de los impuestos de todos. Y luego dicen de los recortes….

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

SALTIMBANQUIS Y SEMAFOROS

SALTIMBANQUIS Y SEMÁFOROS

Desde hace varias décadas que, los semáforos se han convertido en un lugar de cita obligada para aquellos que buscan ganarse una perrillas ofreciéndote alguna baratija, apelando a la caridad o simplemente exhibiendo alguna deformidad que enturbie el ánimo y ablande el monedero.

Recuerdo hace unos años que en mi ciudad, Valencia, era fácil encontrar en cada una de estas señales de tráfico, algún individuo que te ofrecía el paquete de pañuelos de papel por el módico precio de veinte duros. Con la llegada del euro, ni que decir que el precio se redondeó al alza y se incrementó en más de un 60%. Raro era el semáforo que no tuviera bajo sus luces tricolores cobijado algún vendedor de este tipo y de hecho , se dio el caso de amagos de peleas entre los comerciantes de la celulosa por obtener el mejor puesto.

Parecía que toda la ciudad sufriera una epidemia masiva de sinusitis o que el moco fuese el invasor extraterrestre que había colonizado nuestras fosas nasales.
Si eres un incauto y parabas ante la luz roja con la ventanilla bajada, era muy alta la probabilidad de encontrar encima del salpicadero medio bosque tropical en forma de lienzos doblados y empaquetados.

Esa fiebre se pasó y debido a la alta competitividad y que la ciudadanía tenía las vías respiratorias más que relimpias, a algún listo se le ocurrió ofrecer otro tipo de servicio: el de limpiaparabrisas.

No sé si fue peor el remedio que la enfermedad. Como te pillara el Míster Proper de turno, lo llevabas claro.
Si parabas estabas perdida. Como una plaga de langosta se tiraban contra el parabrisas, con una bayeta en ristre y un cubo de agua, que debía ser clara al inicio de la mañana. Por mucho que dijeras ¡no,no!, ya tenía todo el cristal pringado con la porquería del coche que hacía cinco minutos había pasado por el mismo sitio y también había tenido la mala suerte de pararse.
Te pasaban el trapo por toda la superficie cristalina y cuando ya no veías ni torta, pues el parabrisas tenía un dedo de posos opacos que no te dejaban ver ni tres milímetros delante tuyo, era entonces cuando el semáforo cambiaba a verde, el de atrás tocaba la bocina, el limpiacristales espontáneo te metía la mano por la ventanilla esperando la propina y tú te acordabas del inventor del Cristasol.
También esta moda pasó a mejor vida. Esporádicamente, el nicho laboral semaforil, como diría un economista cursi, ha sido ocupado por otro tipo de actividades comerciales: vendedores de ambientadores con aroma a pino, traficantes de ramitas de romero bendecido con la buenaventura, mercaderes de tabaco de contrabando y con esto de la crisis, hasta algún inmigrante ejerciendo del top semáforo, ofreciendo la más variada videoteca pirata con los títulos de actualidad.

Y llegó el circo.
Desde hace unas semanas que, en ciertos cruces concurridos de la capital encuentras a jóvenes vestidos de andrajosos, con las rastas tiesas por no conocer estas el agua desde hace muchas lunas y que se dedican a los juegos malabares con los más variados objetos.
El primer día que vi tal espectáculo, debo de reconocer que me pilló por sorpresa. Estaba parada dos o tres filas detrás del paso de cebra, con varios vehículo delante que me tapaban la visión y sólo distinguía varias pelotas que rodaban por el aire. Me quedé intrigada ¿De qué puñetas se trataba? La solución al enigma tardó en llegar unos treinta segundos cuando de rojo pasó a verde la luz de la señal y casi me llevo por delante, a un muchacho con mallas rotas, jubón con lamparones, aros variados traspasándole las aletas nasales y una chistera que debió tener mejor vida allá por los años 80 pero del siglo XIX.

He vuelto a encontrarlos de nuevo en las siguientes semanas. Pero hay uno muy peligroso. Y desde aquí advierto a los lectores, por si tenéis la desgracia de tropezaros con él.

Que hagan juego malabares con pelotitas de goma, vale. Que los hagan con aros de gimnasia rítmica, tira. Pero hay uno peligrosísimo. Uno que se cree profesional y sin encomendarse ni a Dios ni al Diablo, se dedica a los malabares con bolos. Lo que leen, bolos de bolera.
En cuanto el semáforo se tiñe de rojo, sale él con sus adminículos pseudocirquenses y los lanza hacia el cielo con la pretensión de realizar las proezas cirquenses.
En los treinta segundos que el semáforo está teñido de colorado, pueden caérsele al suelo cuatro o cinco veces, rebotando estos en el asfalto, lo que da una idea del peso que tienen.

Ya lo he visto varias veces al pollo con los bolos en ristre. En cuanto sale a escena, de manera intuitiva, los conductores echamos marcha atrás, o bien, abrimos la guantera para cerciorarnos que tenemos el seguro del coche vigente y que este incluye la rotura de lunas.
Esos treinta segundos de espera se hacen eternos. En el cruce que he citado, se puede ver en el suelo las marcas de las gomas de los neumáticos por los acelerones que dan en cuanto se pone en verde. La huida es masiva.
Y lo peor es que debe estar convencido de su virtuosismo en estas lides. No se amilana por las malas críticas que recibe, unos acordándose de su señora madre y otros del padre que lo fundó.
Y digo yo, si uno va a hacer el canelo, al menos que lo haga con una mínima dignidad y profesionalidad. Porque está visto que este es un país de chapuzas. Hasta en lo lúdico low cost.

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

CREMA PLASTELERA

Este sería el lema de la hipotética falla que una lleva en la cabeza, basándome en el panorama de desencanto, corrupción y desmadre que el país tiene en estos momentos. Vamos pues con la explicaçió de la Falla…
Como figura central del monumento, un ninot gigante que representára a un maestro tahonero decorando con una manga pastelera gigante una enorme tarta, como alegoría de España, podrida y oradada por gusanos que saldrían por todas partes.

Al artesano me lo imagino con esa típica expresión histriónica que nuestros artistas falleros dan a sus criaturas y malencarado. Vestido con un mandil lleno de manchas y con una pinza en la nariz para no respirar los efluvios de la “plasta” que sale de la manga para la decoración y con un par de moscas pululando sobre la pasta marrón que empozoña el magno pastel. De estas dos figuras, los churretes de porquería irían cayendo hacia la base de la falla.
El cuerpo central del monumento estaría rodeado de diferentes escenas que reflejan este momento histórico de dejadez y mediocridad en el que vivimos. Se me ocurren ocho escenas que representan los últimos acontecimientos políticos y sociales del país.

Una de ellas recrearía un trozo de Sabana africana con un grupo de elefantes coléricos, encabritados y en actitud de estampida. El macho dominante de la manada llevaría una corona colocada de forma ladeada, como si se le hubiera caído encima al embestir y de la boca de todos los paquidermos saldrían las piernas de los “cazadores” regios que estarían a medio devorar. Debajo habría un cartel como parte de la conversación de los tremendos animales que pusiera: “Si ya estamos en peligro de extinción, esto era lo que Noos faltaba”.

Otra de las escenas representaría a Bárcenas vestido de cartero repartiendo sobres a diestro y siniestro pero quedándose para él, el más gordo y abultado y del cual sobresaldrían billetes de quinientos euros. La dirección del destinatario de dicho sobre sería la de Banque Suisse, en Ginebra. El lema de esta escena sería: “Quien parte y reparte se queda la mejor parte”.

Siguiendo la estela de críticas, en otro apartado pondría un grupo de ninots de manera que cada uno representara a un partido político catalán,vestidos a lo Sherlock Holmes pero con barretina en la cabeza y mirando a través de las cerraduras de unas puertas, espiándose los unos a los otros y con la leyenda que pusiera: “Sé lo que hiciste en el último pleno parlamentario… y mucho Más”.

La cuarta estampa tendría como escenario una antigua barbería, siendo Rajoy el peluquero titular llevando en las manos unas tijeras y una maquinilla eléctrica para rasurar. En el sillón de barbero estaría sentado el primer cliente, un viejecito como representante de los pensionistas con la cabeza medio rapada mientras que otros parroquianos vestidos de obreros, médicos, maestros etc, hacen cola quedando a la espera a que les llegue su turno. Junto al barbero Rajoy tendríamos a un Montoro, ayudante del peluquero principal afilando la navaja barbera lista para hacer una sangría al pobre ocupante del asiento. Detrás de todos ellos y vestido con una bata de mancebo aprendiz, estaría Rubalcaba tomando notas y con la barba metida en una jofaina.
El lema de este cuadro sería: “Cuando las barbas de tu vecino veas cortar…”

Como no hay quinto malo, la siguiente escena la imagino con un Jordi Pujol vestido a la manera de Maestro Joda y aleccionando a sus hijos, todos ellos con sacos de basura llenos de dinero y cargándolos a sus espaldas. Un cartel explicaría el sabio consejo que éste le da a sus vástagos: “Que la fuerza os acompañe… para poder cargar con la pasta”

El sexto sketch tendría como contenido la dación en pago. Un grupo de banqueros vestidos con chaqué y chistera, todos tan orondos que casi hacen estallar los botones del chaleco y mientras se están fumando unos enormes habanos, van hurgando en los bolsillos del ingenuo hipotecado, sacándole el dinero a manos llenas y dándole a cambio un ladrillo como símbolo de la vivienda que compró y que ahora le embargan.
El lema sería: “Hipoteca, que algo queda”.

Una nueva escena tendría como protagonista a Ángela Merkel, vestida a lo señorita Rotenmeyer y dando clases a sus alumnos, los países del la Unión Europea. Todos sentados en sus pupitres y copiando en sus cuadernos la lección que ella está escribiendo en el encerado y que consiste en cómo recortar los presupuestos. En una esquina del aula, varios de los niños más torpes estarían casigados cara la pared, de rodillas con los brazos en cruz y con orejas de burro. Esos malos estudiantes serían Grecia, Italia, Portugal y España. Aunque el niño que representa a España, un chaval con cara de pícaro, todo pecoso y mellado, llevaría un tirachinas cargado y apuntando al trasero de la autoritaria maestra.
La leyenda de este cuadro sería: “Rebelión en las aulas”.

Por último, un ninot plantado en el césped que suele rodear al monumento fallero, tomaría la forma de una bellísima mujer con cara angelical y serena, vestida con una larga túnica blanca y que representara a la nobleza y la justicia. En una de sus manos llevaría una tea ardiendo con gesto de encaminarse hacia este putrefacto pastel y con la firme intención de prenderle fuego para que éste devorara toda la merdé acumulada en estos años. Sería la personificación de la catarsis que muchos esperamos que ocurra y el sentido que tiene nuestras fiesta josefinas: Purificar mediante las llamas.
“La esperanza es lo único que nos queda”, sería el título de la última escena.
(EDITADO POR EL PERIODICO EL MUNDO EL 12/03/2013)

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

SOPLAPOLLECES LAS JUSTAS (III)

HERMANO DE LA ESPUMA

Tenía un conocido venezolano que siempre contaba la misma historia para reflejar la idiosincrasia de su pueblo. Decía que, cuando Dios terminó de crear el mundo, empezó a repartir diferentes recursos y dádivas por los territorios y los países. Cuando llegaba a Venezuela decía:
“Y para Venezuela gran cantidad de petróleo en sus entrañas”
Seguía su recorrido repartiendo riquezas y cuando de nuevo llegaba a Venezuela le otorgaba nueva dádiva, como una naturaleza espectacular.
Así ocurrió durante varias veces hasta que uno de sus ángeles, viendo el derroche de regalos que le otorgaba a este país preguntó:
“Señor, porque siempre que llegas a Venezuela le otorgas tantos bienes y con el resto eres más cicatero”
A lo que Dios respondió:
“Tranquilo, que ahora lo llenaré de venezolanos”.
Para compensar, se supone.
No suelo escribir sobre política y seguiré sin hacerlo, pero he seguido con curiosidad los últimos acontecimientos de este país .
Desde la muerte y posterior entierro de Chávez, con toda la parafernalia y surrealista puesta en escena de sus celebraciones fúnebres, queriendo traspasar la eternidad manteniendo su cuerpo momificado, pero que, debido a la chapuza de los posteriores dirigentes, este hecho no pudo ser porque con el mareo de llevarlo y de traerlo, comenzó el proceso de putrefacción. En fin, que el cuerpo del “Gorila Rojo” terminó igual que un yogur, con la fecha de conservación caducada.

No es mi intención cuestionar el programa político de los candidatos que se presentaron a las elecciones, Maduro, el autoproclamado sucesor del comandante bolivariano, un señor que se dedicaba a conducir autobuses por Caracas y que ahora conduce un país enterito sin bono bus ni ná. Y el otro, Capriles, un señor que para la mitad de los venezolanos representa “la derecha recalcitrante”. Habría que discutir y dilucidar con calma el sello político de cada candidato y el tufillo sectario que ambas opciones desprenden. Pero eso es cosa de los amigos venezolanos, que ya una tiene bastante habas en su caldero patrio como para ir señalando.

Lo que sí es cierto, es que me lo he pasado en grande viendo la campaña electoral.
¡Que derroche de moda deportiva! Eso de que el señor que será presidente de un país, aparezca en chándal como un jubilado haciendo sus ejercicios por una de las rutas del colesterol de cualquier ciudad nuestra, resulta chocante. Será que lo de “informal pero arreglaó” que cantaba Martirio ha hecho mella en el país suramericano.
Yo reconozco que mi punto de vista es europeo. Pero no me puedo imaginar a los ministros de la Unión acudiendo a Bruselas con el chandal de sus respectivos países. Y menos a Rajoy con el modelito que nuestros atletas lucieron en las últimas olimpiadas. Ese que, al comprar una equipación completa, te regalaban una cinta de Los Chichos, como accesorio imprescincible de este.
Pero lo mejor de toda la campaña electoral fue las declaraciones de Maduro diciendo aquello que Chávez se le reveló en forma de pajarito que pululaba por sus alrededores. Lo que no ha transcendido es qué especie de pajaro era: uno de mal agüero, un pájaro en mano o simplemente, el famoso pájaro uyuyuy. Ningún afamado ornitólogo ha comentado nada al respecto, así que nos quedaremos con la duda. Lo cierto es que durante los mitines de la campaña, el chandalero bolivariano se dedicaba a pegar silbatazos, no se sabe si con la intención atraer a las hembras de la especie o como melodía de fondo.

Hace dos mil años , otro “iluminado” esta vez en en el Imperio romano, hizo a su caballo cónsul. Así que la historia se repite.

Al final ha ganado Maduro, pero con sospechas fundadas de que ha habido no solo pucherazo, si no una batería de cocina entera paseándose por las urnas. Es algo que en estos regímenes pseudodemocráticos puede suceder y no me sorprende. Pero lo más divertido eran los nombres que se barajaban para formar el primer gobierno de Don Nicolás: Piolín, el Pájaro Loco, el Correcaminos o el Pato Donald.
Incluso en ciertos mentideros, se escuchó el nombre de la bruja Lola, por el hecho de que éste tiene ciertas habilidades para contactar con los fallecidos.

Nosotros nos quejamos de nuestro país, que es de charanga y pandereta. Pero puestos a comparar, no me cambio viendo lo que hay fuera. Seguro que tendría la mala suerte de atropellar alguna paloma despistada y me enchironarían por cargarme el espíritu de Bolivar o alguna cosa peor.

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

SOPLAPOLLECES LAS JUSTAS (II)

HARAKIRI GERIATRICO
Taro Aso. No, no he empinado el codo. Ni he empezado a hablar lenguas foráneas. Es el nombre del actual ministro de finanzas de Japón. Este buen señor se debe de haber tomado un porrón de sake antes de haber hecho las declaraciones públicas en las que anima a que los ancianos japoneses que se mueran cuanto antes pues el mantener a estos <> le cuesta un pico al estado nipón.
Patidifusa me quedé ¿Puede alguien animar a que uno muera antes de su tiempo? Pues el señor Aso así lo predica. Déficit contra canas. Yenes contra ancianidad. Insensibilidad contra los débiles.
La noticia me interesó y continué leyendo más a fondo e indagando en diferentes fuentes digitales. Y fue el momento cuando ya se me cayeron del todo los pantis. Anonadada quedé.
Este señor y léase lo de señor con aires de pitorreo, apostillaba que, a santo de qué la población activa debía de pagar impuestos por personas que solo beben y comen y no hacen ningún esfuerzo.
Si es esta la vara de medir, veo que los siguientes en la lista son los bebés de Cipango, que sólo comen, duermen, beben y manchan pañales. Un nuevo Herodes de ojos rasgados. Pensándolo más detenidamente, quizá los bebés se salvarían pues los pobres hacen verdaderos esfuerzos para tirar los aires que se les quedan en los intestinos después de cada biberón.
¡Pa cruzarle la cara de oreja a oreja!, que diría un castizo. Si por este señor fuera, los médicos japoneses andarían recetando harakiris en vez de tratamientos contra la hipertensión, los triglicéridos y el ácido úrico.
Yo imagino la siguiente escena en cualquier ambulatorio japonés. Sería más o menos así:
El médico mirando al paciente longevo, meneando la cabeza y diciendo, <>
Entonces le recetaría un sable para hacerse un harakiri por la mañana y otro por la noche, antes de las comidas, hasta que la espiche. Eso si, desinfecte el sable que se vaya a clavar con alcohol. Por donde pincha. La profilaxis lo primero. Y si el tal Taro Aso se entera de cómo se las está gastando la sanidad en algunas partes de nuestro país, les cobra los yenes correspondientes por receta.
¡Que qué es esto, hombre, de vivir hasta que los dioses quieran! ¡Hasta ahí podíamos llegar!
Desconozco los vericuetos de la nación japonesa, pero en cualquier sociedad humana, a los ancianos se les respeta, pues ellos son los guardianes de nuestra memoria. Y antes trabajaron por nosotros. Nos cuidaron y nos enseñaron cuando éramos niños. De eso se olvida el señor Aso.
Aunque estas reflexiones están redactadas desde el lado jocoso, en el fondo me da mucha pena y mucho miedo. Tiene un tufillo a III Reich que tira de espaldas. Me recuerda a aquella novela de George Clayton, LA FUGA DE LOGAN, donde describía una sociedad idílica en la cual todos sus habitantes eran eliminados al cumplir los veintiún años. Un mundo sin ancianos.
¿Se imaginan un mundo sin viejos? Adiós al puchero de la abuela. A las batallitas del abuelo. A ceder el asiento a las personas mayores en el autobús (bueno, eso era cuando yo era una moza). Se terminaría eso de peinar canas, a no ser que fueras albino y quebrarían las empresas químicas fabricantes de tintes para el pelo. Y mucho más. Quebrarían los protésicos dentales que se quedarían sin dentaduras para fabricar. Y las firmas manufactureras de caderas ortopédicas y de pañales contra la incontinencia. Los hoteles cerrarían en temporada baja, pues no habría viajes del Imserso. Sin ancianos, la economía mundial sufriría una convulsión.
Seguí leyendo los artículos sobre este señor y resulta que el gachó ha visto setenta y dos veces en su vida florecer los cerezos. Para mear y no echar gota. Si se le aplicara el criterio que predica, estaría criando malvas desde hace bastante.
Este, además de ser tonto, es tonto.
Yo creo que sus padres equivocaron el nombre. En vez de llamarle Taro Aso, tendrían que haberle puesto “ASI DE TARAO”. Pero parece ser que, según fuentes nada fidedignas, se lo pusieron en memoria de su abuelo.
© LOLA PIERA LOZANO 2013.

Publicado en Sin categoría | Etiquetado , | Deja un comentario

SOPLAPOLLECES LAS JUSTAS (I)

LA CICLOGÉNESIS EXPLOSIVA O LA SOPLAPOLLEZ ENFERMIZA
Que haga frío en enero y en febrero es lo más normal del mundo. Al menos, en el hemisferio norte. Desde que el conocido hombre del tiempo de la tele, cuando sólo existía un canal, Mariano Medina, meteorólogo de tronío, salía cada noche explicando el tiempo que iba a hacer al día siguiente, los mortales de a pie empezamos a habituarnos a palabrejas como isobaras, borrascas, anticiclón y las fuimos incluyendo en nuestro vocabulario habitual. Incluso, como a mi me pilló esa etapa en plena infancia, cada vez que salía ese señor medio calvo con gafas de pasta y con un mapa de la Península Ibérica detrás lleno de rayajos y hablaba del pérfido anticiclón de las Azores responsable de la sequías más voraces, pensaba que éste era un terrible monstruo se escondía tras las islas lusas para fastidiar el sembrado a algún labriego confiado.
En los noventa llegó una nueva categoría meteorológica: la gota fría.
La gota fría era para los no iniciados el temporal de Levante de toda la vida, responsable de que el tío Benito, próspero ganadero de ánades dijera esa frase genial de: ¡María, cierra los patos que viene riada!
Pues eso es lo que ocurrió, que ya nunca jamás hubo temporales de Levante, ahora todo era gota fría, que leído de este modo, parece parte del texto de un anuncio de frigoríficos. Gota fría no frost
Pues no contento con ello, los meteorólogos de nueva hornada han llegado con otro nombrecito: la Ciclogénesis explosiva.
¡Y se quedan más largos que anchos, los tíos! Y el resto del mundo, “acojonao”. Ciclogénesis explosiva. Suena a castigo divino.
<>
Pues no señor, no alarmemos al personal. La Ciclogénesis explosiva no es más que un tiempo de perros. Ese que siempre nos azota cada enero y que viene con lluvia, vientos huracanados, nieve y demás furibundos meteoros.
Esperando hoy en la panadería a que el hornero me atendiera, no se hablaba de otra cosa, del mal tiempo. Tema recurrente cuando uno está en esperando en una cola o /y en un ascensor.
El panadero leyendo lo de la ciclogénesis de marras, se preguntaba si era alguna prueba ciclista, como la Vuelta a España, pero con muchos sprints. Por lo de ciclo, claro. No preguntó si por lo de explosiva hacían falta los artificieros.
Repasando los diarios de hoy, todos tenían una reseña sobre el mal tiempo y todos con el nuevo término en sus textos.
Como siempre, las nuevas palabrejas suelen tener sus adeptos. Porque son muy “cool”. Y más cursis que un condón de Hello Kitty con purpurina.
Así que si un día amanece nublado, frío y con algo de viento, pues ya no es un día desapacible. No. Es una ciclogénesis amariconada.
Y si a estos mismos redichos, les dejas que interpreten el refranero, vamos dados.
Del famoso, “Cuando el grajo vuela bajo…” puede quedar algo así:
“Cuando el córvido efectúa un vuelo rasante, hace una ciclogénesis de la gónada”
Yo por si las moscas, le he echado un vistazo a la calle y viendo que caen chuzos de punta y que el grajo ha cogido el metro, he decidido que hoy me quedo en casa, con sofá, manta y palomitas. Y que le vayan dando a la Ciclogénesis.

©Lola Piera Lozano 2013
Enlace del programa de la Universal radio.
http://www.ivoox.com/paloma-contigo-lola-piera-ciclogenesis-explosiva-el-audios-mp3_rf_1738715_1.html&#8221;

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

MAESTRO CIRUELA

Ezequiel me pidió que colaborara en su blog para aconsejar a escritores noveles. Yo no sé muy bien si estos consejos pueden o no servirle a alguien. Sería muy pedante por mi parte liarme a dar consejos a diestro y siniestro. Esto me recuerda al famoso dicho del Maestro Ciruela, que no sabía leer y puso escuela.
Bueno, pues yo no pongo escuela de ningún tipo. No me considero todavía una escritora. Voy por el camino pero aún no. Me queda muchísimo por aprender.
Cierto es que, mi primer novela, GRAN SOUFFLÉ, ya anda ocupando el espacio de las estanterías de muchas librerías.
Pero confío que no sea flor de un día. Lo cierto es que la segunda novela me está costando muchísimo más que la primera. De aquí mis temores a quedarme estancada en un lodo de argumentos, personajes y frases. Supongo que, me he puesto yo misma el listón más alto y pasar la altura acotada sin derribar éste, me está obligando a tomar mucho más impulso para conseguirlo.
Sólo puedo hablar de mi primera experiencia y eso es lo único que quiero transmitir.
Por ello os dejo un enlace al blog de Ezequiel, donde iré contando el making off de cómo escribí GRAN SOUFFLÉ.
Eso si, con un estilo desenfadado que creo que es el mi propia marca al agua y con el cual más y mejor me identifico.

http://ezequielteodoro.wordpress.com/2013/01/17/con-un-final-se-puede-empezar-a-escribir-una-historia/

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario