SOPLAPOLLECES LAS JUSTAS (II)


HARAKIRI GERIATRICO
Taro Aso. No, no he empinado el codo. Ni he empezado a hablar lenguas foráneas. Es el nombre del actual ministro de finanzas de Japón. Este buen señor se debe de haber tomado un porrón de sake antes de haber hecho las declaraciones públicas en las que anima a que los ancianos japoneses que se mueran cuanto antes pues el mantener a estos <> le cuesta un pico al estado nipón.
Patidifusa me quedé ¿Puede alguien animar a que uno muera antes de su tiempo? Pues el señor Aso así lo predica. Déficit contra canas. Yenes contra ancianidad. Insensibilidad contra los débiles.
La noticia me interesó y continué leyendo más a fondo e indagando en diferentes fuentes digitales. Y fue el momento cuando ya se me cayeron del todo los pantis. Anonadada quedé.
Este señor y léase lo de señor con aires de pitorreo, apostillaba que, a santo de qué la población activa debía de pagar impuestos por personas que solo beben y comen y no hacen ningún esfuerzo.
Si es esta la vara de medir, veo que los siguientes en la lista son los bebés de Cipango, que sólo comen, duermen, beben y manchan pañales. Un nuevo Herodes de ojos rasgados. Pensándolo más detenidamente, quizá los bebés se salvarían pues los pobres hacen verdaderos esfuerzos para tirar los aires que se les quedan en los intestinos después de cada biberón.
¡Pa cruzarle la cara de oreja a oreja!, que diría un castizo. Si por este señor fuera, los médicos japoneses andarían recetando harakiris en vez de tratamientos contra la hipertensión, los triglicéridos y el ácido úrico.
Yo imagino la siguiente escena en cualquier ambulatorio japonés. Sería más o menos así:
El médico mirando al paciente longevo, meneando la cabeza y diciendo, <>
Entonces le recetaría un sable para hacerse un harakiri por la mañana y otro por la noche, antes de las comidas, hasta que la espiche. Eso si, desinfecte el sable que se vaya a clavar con alcohol. Por donde pincha. La profilaxis lo primero. Y si el tal Taro Aso se entera de cómo se las está gastando la sanidad en algunas partes de nuestro país, les cobra los yenes correspondientes por receta.
¡Que qué es esto, hombre, de vivir hasta que los dioses quieran! ¡Hasta ahí podíamos llegar!
Desconozco los vericuetos de la nación japonesa, pero en cualquier sociedad humana, a los ancianos se les respeta, pues ellos son los guardianes de nuestra memoria. Y antes trabajaron por nosotros. Nos cuidaron y nos enseñaron cuando éramos niños. De eso se olvida el señor Aso.
Aunque estas reflexiones están redactadas desde el lado jocoso, en el fondo me da mucha pena y mucho miedo. Tiene un tufillo a III Reich que tira de espaldas. Me recuerda a aquella novela de George Clayton, LA FUGA DE LOGAN, donde describía una sociedad idílica en la cual todos sus habitantes eran eliminados al cumplir los veintiún años. Un mundo sin ancianos.
¿Se imaginan un mundo sin viejos? Adiós al puchero de la abuela. A las batallitas del abuelo. A ceder el asiento a las personas mayores en el autobús (bueno, eso era cuando yo era una moza). Se terminaría eso de peinar canas, a no ser que fueras albino y quebrarían las empresas químicas fabricantes de tintes para el pelo. Y mucho más. Quebrarían los protésicos dentales que se quedarían sin dentaduras para fabricar. Y las firmas manufactureras de caderas ortopédicas y de pañales contra la incontinencia. Los hoteles cerrarían en temporada baja, pues no habría viajes del Imserso. Sin ancianos, la economía mundial sufriría una convulsión.
Seguí leyendo los artículos sobre este señor y resulta que el gachó ha visto setenta y dos veces en su vida florecer los cerezos. Para mear y no echar gota. Si se le aplicara el criterio que predica, estaría criando malvas desde hace bastante.
Este, además de ser tonto, es tonto.
Yo creo que sus padres equivocaron el nombre. En vez de llamarle Taro Aso, tendrían que haberle puesto “ASI DE TARAO”. Pero parece ser que, según fuentes nada fidedignas, se lo pusieron en memoria de su abuelo.
© LOLA PIERA LOZANO 2013.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s