LA UNIVERSAL RADIO

Hola a todos los lectores. Comentaros que a partir de ahora, colaboraré habitualmente con los amigos de la Universal radio. Os dejo su enlace :
http://www.launiversalradio.com
Manténganse atentos a la sintonía.

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

LA Ñ AL PODER… ¡CONO!

Hace unos días que el Instituto Cervantes, el encargado de promocionar el idioma español por el mundo, facilitaba la cifra de que se había llegado a los quinientos millones de hispano hablantes. El segundo idioma más hablado de la Tierra tras el chino. Bueno, lo del chino no tiene mucho mérito, pues todos los que hablan chino son justamente eso: chinos. Además que debe ser un idioma pesadísimo de aprender, tanto ideograma para arriba y para abajo, que igual te equivocas en poner un rabillo a un lado u a otro y la frase << El señor Lee tiene un perro sin rabo, porque Ramón Ramírez se lo ha robado>> puede quedar como << Ramón Ramírez perro imperialista, le quitó el rabo al pobre señor Lee>> (léase, Lamón Lamirez, pelo impelialista le quitó el labo al poble señor Lee)

Lo cierto es que el español está en auge. Un idioma que aúna y que sirve de amalgama a cada uno de nuestros actos, desde los más humildes a los que alcanzan la cima de lo sublime.

Un idioma que se reinventa día a día. Como un ser vivo que crece y se expande. Algo que Nebrija no podría haber imaginado ni en el mejor de sus sueños.

Es la mejor herramienta que tenemos quinientos millones de personas. Un idioma en común que nos une, aunque según donde estemos situados en el globo terráqueo, suena con mayor o menor dulzura, que se alimenta  por las gentes de los diferentes países donde ha enraizado y lo hace más variado, más fuerte y que le augura un futuro más que prometedor.

Hace unos treinta años, Televisión Española emitía un programa que se llamaba Trescientos Millones, haciendo referencia a la cantidad de hablantes que lo utilizaban. Y en menos de tres décadas, casi se ha doblado.

Muchos de los fabricantes de teclados para ordenadores ya se toman en serio incluir entre el signo de la diéresis y la l, ese símbolo peculiar que es una n con nubecita. Una n con borrasca. Y que es el adn identificador de nuestra lengua.

Si el español no existiera, habría que inventarlo, porque sino ¿cómo coño  mandaríamos a hacer puñetas al peñazo del cuñado?

Por muchos años, español… y que los que vengas detrás, sigan inventando palabras e historias que te hagan crecer con la misma salud.

 

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

MINICUENTOS DE NAVIDAD 2012

EN CLAVE DE SOL

 

Se le había acabado el subsidio desde hacía un par de meses. Con un agujero negro en su bolsillo, la Navidad que se aproximaba no tenía visos de ser la más feliz de su vida. Quería regalarle algo especial pero la economía doméstica estaba como el ambiente: helada.

Decidió que le echaría imaginación. Una llamita encendió su cerebro y creyó que ese sería un regalo especial.

En la Nochebuena se presentó con su regalo envuelto en un bonito papel de regalo azul con un lazo rojo.

–      Como sé de tu afición a los instrumentos musicales, creo que te gustará – le dijo mientras ella desembalaba el regalo.

En sus manos apareció una botella de anís vacía.  Ella le miró con la perplejidad en sus ojos, ¿qué significaba todo aquello?

–      Es de vidrio reciclado y está afinado en clave de sol – dijo él ilusionado – y el tenedor venía conjuntamente con el lote. Es de acero inoxidable. Verás con que delicadeza roza el cristal.

Diez minutos después se encontraba en la calle, con la certeza de que nunca entendería a las mujeres.

¡Desagradecida! Pues este año iba a cantar Los Campanilleros haciendo palmas, pensó lleno de rabia mientras pateaba una lata de refresco que se cruzó con él en la soledad de noche.

 

MONTANDO EL BELEN

Hizo recuento de daños. Melchor se dirigía al Portal sobre un Tiranosaurio Rex. Su camello estaba extraviado desde hacía dos Navidades. La lavandera sacaba a la luz los lamparones de la camisa de su marido el leñador, con una sola mano, pues era manca desde que fue sacada de su embalaje. Encontró al pastor de gansos pegado sobre el musgo merced a un chicle de menta previamente masticado toda la mañana anterior y de este modo, disimulaba la cojera que le producía el tenerse derecho sobre una sola pierna.

Un anacrónico helicóptero estaba posado sobre el palacio de Herodes y todas las montañas acorchadas lucían un manto blanco de peta zetas. El madelman ataviado de submarinista ganaba a nado la orilla derecha del rio donde estaba el gallinero y la alfarería. Y  frente a la posada, una Harley Davidson en miniatura y mal aparcada, no dejaba pasar a un rebaño de ovejas que buscaban el aprisco.

–      ¿A que está bonito, mamá? – le preguntó su hijo menor con una sonrisa de oreja a oreja.

–      ¡Precioso! – dijo la mujer sin valor para reñir a sus dos pequeños.

Este año tendrían un belén que marcaría tendencia por su eclecticismo.

EL PORTAL

Cuando empujó la puerta del cajero automático, esta se abrió con facilidad. Hacía ya un largo rato que el líquido amniótico abandonaba su cuerpo como una catarata y a medida que este aumentaba su flujo, el susto que aparecía en la cara de él, se incrementaba con el mismo gradiente.

Logró acomodarla con unos cartones y unas mantas que llevaba en el carrito.

–      Salgo a buscar ayuda, mi vida- le dijo mientras acariciaba su mejilla- Aguanta.

Ella trató de sonreírle pero su mueca amable se convirtió en una mueca de dolor al coincidir con una contracción.

Era de madrugada. No tenía un duro en el bolsillo. Esa mañana los habían despachado de la pensión por no poder hacer frente a la factura con que el hostelero les hostigaba. El corazón de este no se ablandó ni con el hecho de que la mujer podía ponerse de parto en cualquier momento. No quería líos.

El hombre recorrió las calles con paso acelerado pero las aceras se mostraban huérfanas de viandantes. Una de las calles terminaba en una recoleta placeta donde unos muchachos andaban de botellón.

Respiró más aliviado. Alguien le ayudaría.

–      Tío, que flipe ¿no? – dijo uno de los chicos tras oírle relatar su angustioso problema. Llamamos a la ambulancia ya, no te preocupes ¿Y donde dices que está?

–      Un cajero, tiene una estrella encima de la puerta. Está dos calles más allá – contestó señalando la dirección por donde había venido.

–      Será de La Caixa – dijo otro de los bebedores ocasionales.

–      Vamos todos para allá – propuso un tercero.

El inminente padre se subió a un Golf tuneado que vomitaba por los múltiples altavoces que escondía por su interior, una música de rap con los suficientes decibelios para hacer estallar algún tímpano.

–      Manda un whatsapp a los colegas – dijo el conductor del estridente vehículo – y diles que vayan para allí.

La cabeza del pequeño asomaba por entre las piernas de la mujer. Ya no había marcha atrás, llegaría a este mundo en pocos minutos.

Todos se fueron amontonando en la entrada de la sucursal. Uno de los chicos, que acababa de matricularse ese año en Medicina, se lavó las manos con el culo de Ron Cacique que quedaba en la botella. También le dio un trago a la madre que sudaba y gritaba con la misma paridad.

–      Un poquito más- le animó el muchacho – Empuja un poquito más, ya lo tengo casi en mis manos. Lo estás haciendo muy bien.

Un llanto infantil de vida y miedo cuarteó el silencio que se hizo en todo el grupo cuando el niño dio su primera bocanada de aire. Una lluvia de aplausos rompió la tensión que todos habían pasado los minutos anteriores al oírlo. Parecía un chico sano. Justo en ese momento llegaba la ambulancia. Entre todos los presentes recogieron los diez euros que les iba a costar el viaje en ambulancia hasta el hospital más cercano a los neófitos padres. Sobró incluso para que pudieran comprarle los primeros pañales.

Un milagro de Navidad que sucedió en pleno mes de Agosto.

EL ABETO DONDE NUNCA ANIDARON LOS PÁJAROS

Nunca supo a qué sabía la lluvia. Desde pequeñito había crecido embutido en una maceta de plástico que cambiaban cada cierto tiempo, cuando sus raíces asomaban por los agujeros y buscaba tierra nueva en la que expandirse. A medida que se hacía más grande, pensaba que  estaba más cerca el momento en que sería trasplantado al bosque. Eso contaban todos sus hermanos cuando se hacía de noche y entre ellos hablaban sobre lo que sería su futuro. Alineados como soldaditos verdes debajo del invernadero.

Unos anhelaban en crecer amplios y majestuosos en algún jardín de un personaje principal.

–      Siempre tendremos agua y abono a nuestro alcance – decían – y nunca sabremos lo que es una sequía.

Pero nuestro pimpollo no quería acabar en algún parque o decorando un parterre. Soñaba que sería parte de un bosque con musgo suave donde afianzar su tronco y que amarillentos líquenes labrarían su corteza. Y algún día, sus ramas cobijarían a cientos de pájaros que harían en ellas sus nidos. Se mecería con el dulce viento del oeste, que le traería el sabor del mar y en invierno, se vestiría con una capa de nieve y le daría un aspecto fantasmagórico.

Una mañana, varios hombres entraron en el invernadero y fueron cargándolos a él y a sus hermanos en un gran camión. No sabían a donde iban a ir, pero él deseaba con todas sus fuerzas que la hora de que lo trasplantaran al bosque hubiera llegado.

Durante varias horas estuvieron viajando dentro del oscuro tráiler  hasta que el chirrido metálico de la puerta anunció que habían llegado a su destino.

No debía estar aún en el monte, pensó. Tanto a él como a sus hermanos los fueron dejando en algo que parecía una casita hecha con un toldo, al aire libre. Los seleccionaron por tamaños y un hombre se acercó con una regadera y los regó. Otros humanos vinieron. También los humanos tenían diferentes tamaños. Unos eran grandes, como los que había visto en el invernadero y otros eran más bajitos y pequeñitos. También sus “ramas” eran más cortas.

Vio como muchos de sus hermanos partían con esos desconocidos, pero no sabía cual sería el destino. Así fue pasando la mañana y la tarde y casi al caer la noche, un hombre que llevaba a sus dos pimpollitos de la mano, se le acercaron. Empezaron a acariciarle las acículas y uno de ellos le dijo al más mayor:

–      Este es muy bonito, papá. Vamos a llevárnoslo.

Nuestro abeto, alarmado, vio como metían su maceta en una gran bolsa de plástico. <<Para que no gotee>>, oyó decir a alguien. Luego, lo tumbaron y lo metieron en una caja con cristales y ruedas. Al colocarlo, le dañaron una de sus ramas con algo que parecía una cinta negra y elástica. Estaba asustado. Muy asustado.

Lo pusieron en una estancia grande, donde desde unos grandes ventanales podía ver a unas montañas altas y de color violáceo que lo saludaban. Los dos humanos pequeños empezaron a ponerle por encima cosas muy raras. Unas bolas de colores que brillaban, unas largas orlas doradas que tenían como flecos y que le hacía cosquillas. Y al final de todo, le colocaron una especie de sombrero que tenía rayos de luces.

Se veía ridículo vestido de esa forma, tenía mucho calor y sed. Y se sentía muy solo.

Fueron pasando los días. Se encontraba triste, sus ramas se volvían más lánguidas y débiles, mientras que por el contrario, los humanos que a su alrededor vivían parecían estar contentos, en especial los más pequeños cuando una de las noches armaron un guirigay tremendo mientras desenvolvían  unos paquetes atados con lazos colorados.

Llegó una mañana y todas las finas hojas del abeto cubrían el suelo del comedor. Sólo era un esqueleto vegetal todavía decorado para Navidad.

–      Llamaré al servicio de limpieza municipal para que lo retiren – comentó la madre – y mientras, vamos a ir guardando los adornos para el año que viene.

Llegó un camión que cargó el cadáver de la conífera y lo trasladó hasta el depósito de compostaje. Junto a otros de sus congéneres, sus troncos fueron triturados y convertidos en mantillo.

La siguiente primavera, los forestales tenían previsto realizar una siembra masiva de pequeños abetos en una de las laderas que debían replantar. Y pidieron a los jardineros del municipio parte del mantillo para que las jóvenes plantitas pudieran crecer y enraizar de forma rápida  y sana. En uno de esos sacos, iba nuestro abeto. Al fin estaría en el monte y aunque sus ramas jamás albergarían pájaros cantores, sí que gracias a su esencia, otras ramas serían lo suficientemente fuertes y poderosas para que las aves anidaran en ellas.

EL GORDO

Revisó todos los décimos y las papeletas en el listado una y otra vez. No se lo creía ¡Le había tocado! El 7563 destacaba sobre el resto del maremágnum de cifras.  Se quedó estupefacto. No sabía si reír o si llorar. En un segundo le pasó por la imaginación la manera de cómo le iba a cambiar la vida. Se acabaron las mansiones de lujo, los coches deportivos, los restaurantes de innumerables tenedores y la pléyade de criados y asistentes que cada día le servían en cada uno de sus caprichos y deseos.

A partir de hoy sería mileurista, con una hipoteca a cuarenta años que pagar, conduciría un coche de segunda mano al que le fallaba el carburador y los domingos iría a comer pollo asado con ensalada a casa de los suegros.

Solo a una mente tan maligna  como la de Lucifer podía habérsele ocurrido meterse a lotero y organizar el primer sorteo extraordinario de vidas por Navidad. Lo peor de todo, es que el veinte por ciento del premio, no lo iba a cobrar todavía el Estado ¡Pedazo de demonio cabronazo!

 

 

UNA NOCHEBUENA PERFECTA

La mejor Nochebuena de su vida. Ahora, en la oscuridad del salón y en el silencio reparador, mientras sorbía una taza de té, pensaba que efectivamente había sido la mejor Nochebuena desde hacía años. La cena resultó opípara, el asado en su punto, el marisco fresco y delicioso. No se le saltó ningún empaste cuando mordió el trozo de turrón de Alicante. Tampoco bajo el árbol le habían dejado los archiconocidos seis pares de calcetines de oferta. Los chicos se habían comportado en la mesa y lo mejor de todo, de lo que más orgulloso se sentía en esa noche mágica, es que se atrevió a reunir las fuerzas suficientes y  mandar a hacer puñetas de una vez por todas al prepotente y cursi  de su cuñado Agustín.

LA ÚLTIMA UVA

Con la última campanada concluía el plazo que a sí mismo se había otorgado. Estaba decidido a que las cosas cambiaran de verdad.  Mientras que aún sentía el gusto dulzón del mosto de un grano de aledo, tomó la maleta buscando el andén que le llevara muy lejos de su ciudad.

La megafonía de la voz inerte de una grabación que anunciaba vías y horarios se entremezclaba con el griterío de la muchedumbre que abarrotaba las calles celebrando la llegada del año nuevo.

<<Tren con destino a Montpellier, vía 7>>, resonó en el amplio hall de la estación. Tan solo acudió a despedirle el olvido. Nadie más tuvo el valor de acompañarle en aquella hora.

Treinta años atrás había dejado inconclusa una historia que se trastabilló por las circunstancias y hasta entonces no había reunido el suficiente valor para continuarla. La historia que le hubiera conducido a la felicidad. Todo lo sentía tan vano…

La última campanada había sonado ya hacía un rato y el nuevo año balbuceaba sus primero minutos. Tocó de nuevo la arrugada carta que anidaba en su bolsillo. Las dobleces señalaban las veces que la había leído. Tan solo ponía una palabra: <<Ven>>

Dejó sus bártulos acomodados en el portaequipajes y se arrellanó en su asiento. Un año recién estrenado que le traía una nueva vida envuelta para regalo en las hojas de tres décadas de almanaques.

 

 

 

Publicado en Sin categoría | 4 comentarios

CON LA PARANOIA EN LOS TALONES

Estando el otro día en tertulia con unos amigos les estaba contando por encima encima, la trama de la nueva novela en la que estoy metida. No voy a desvelar mucho de ella, pues se trata de sorprender de nuevo al lector, pero si les comenté que en un pasaje de ella unos de los protagonistas tiene que vérselas con un explosivo plástico.
Como todo el mundo comprenderá, yo no estoy muy puesta en temas de bombas, explosivos y demás zarandajas detonantes. He de confesar que siendo una enana, si disfrutaba como una idem tirando y estrellando tro de bac en las despetás de la falla del barrio y con las mascletás de Fallas. No puedo negar, como buena valenciana que soy, que el olor a pólvora me entusiasma.
Exceptuando estas circunstancias, me veo incapacitada para usar nada que haga ¡Pum! una vez que una mecha se haya consumido.
Pero volviendo al caso que nos ocupa. Mis amigos me advirtieron:
– ¿Pusiste en algún buscador palabras como bomba, explosivo, c- 4 etc?
– Si – les confesé. Necesitaba documentación sobre el tema. Y nada mejor que “san Google”.

Las miradas que intercambiaron mis amigos y su gesto serio me intranquilizaron.
– ¿Me podéis decir qué pasa? – les pedí.
– Pues muy probablemente- dijo uno de ellos – has hecho saltar las alarmas de la mitad de agencias de información.

Parece ser que esto es cierto. Se hacen rastreos aleatorios para detectar terroristas y demás piraos que busquen en Internet información y asesoramiento de lo más variopinto con fines nada nobles. Y estas se activan cuando esas palabras son escritas en los diferentes buscadores.
Al final, acaban fichando y siguiendo la dirección IP del terminal de donde ha salido la búsqueda indiscreta.
El caso más cercano en el tiempo es el del chico de Mallorca que, hace unos días, se disponía a volar la mitad de la Universidad de la isla mediterránea. Afortunadamente, la policía con su diligencia evitó tal despropósito. Tronados los hay y los habrá con o sin páginas web a las que acudir.
Total, que me han dejado los canguelos temblando.
Mis amigos me aconsejaron que, si necesitaba indagar sobre este tipo de armas, lo hiciera desde un cibercafé, ya que el rastro sería más difícil de seguir.
Me siento, sin quererlo, como un personaje de alguna novela de John Le Carré.
Pero es que soy una vaga ese es el problema y me da una pereza enorme tener que trasladarme a un locutorio de paquistaníes para aprender algo de estos mortíferos inventos.
Así que, prefiero hacer públicas mis intenciones y evitar entuertos y mal entendidos.
Señores de la CIA, el FBI, el MI5, el CNI, el Mosad, los policías locales de Puzol y el vigilante jurado de la obra de dos calles más allá. Si entro a buscar información sobre tipos de bombas es porque no tengo ni pajolera idea del asunto y necesito saber de estos menesteres para poner a mi querido Atilano Machancoses de nuevo en un gran aprieto.
Si a pesar de esta declaración de intenciones, siguen sin creerme y deciden enviar un comando de asalto, por favor, entren por la puerta y no por el ventanal, poniéndolo todo perdido, pues acabamos de hacer obras y lo más seguro es que con todo el lío saltara la escayola que aún está tierna. Y no saben ustedes como cobran los albañiles. Con el agravante de que el IVA está recién subido.

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

COSAS QUE PASAN (x)

                               

                               LENOCINIO MAGISTER

Leo en la prensa que  la Generalitat valenciana ha presentado una denuncia en la fiscalía de la misma ciudad, a unos pájaros que se dedicaban a promover cursos de prostitución profesional y que garantizaban trabajo seguro al finalizar este.

Que me parece deleznable, sobra decirlo. Pícaros sin escrúpulos que se aprovechen de las épocas de penurias económicas del prójimo ha habido, hay y los habrá.

Pero no es mi intención redactar una soflama contra la prostitución y sus consecuencias. Hay otros foros más adecuados para ello y yo sólo soy una junta letras que escribe sobre las cosas que lee en la prensa.

He estado indagando sobre la noticia para ver qué tipo de conocimientos impartían en tal curso. Las noticias publicadas no esclarecían demasiado sobre el temario. Simplemente el precio, que rondaba los cien euros la matrícula y que se daban tanto clases teóricas como prácticas.

Así que, mi imaginación ante suceso tan peculiar, ha empezado a desbarrar, como es su costumbre.

He fantaseado con un temario acorde a la materia y a los tiempos que corremos. Así que, a partir de este punto, aconsejo a las almas sensibles no seguir leyendo.

Las asignaturas que se podrían impartir son las siguientes:

Economía: Gestión y optimización de rotondas y/o farolas.

Idiomas: Griego y francés (obligatorios).

Ecología y Medio ambiente: Reciclaje de látex.

Enología (I): El descorche de espumosos.

Enología (II): El descorche de cavas y champagne (avanzado)

Relaciones laborales: idiosincrasia de chulos y/o madames.

Responsabilidad social corporativa: SOS ZORRONES

Historia (I): Del paleolítico a Mesalina.

Historia (II): De Mesalina a cualquiera del “Sálvame”.

Mercadotecnia básica: Son 50 y la cama.

Mercadotecnia avanzada: Uso de líneas de descuento y ofertas temporales para la fidelización del cliente.

Lexicología básica: Para teleoperadores y líneas calientes. El arte del gemido fingido sin que suene a resoplido asmático.

Luego podría haber otras optativas como:

Literatura: Kamasutra, Decamerón, etc.

Higiene en el trabajo: Profilaxis íntima. Agua y jabón.

Prevención de riesgos laborales: Luxaciones y Kamasutra.

Se me ocurren algunas asignaturas más para completar el temario, pero es mejor no seguir por no aburrir. No quiero ni pensar si a alguno le da por hacer la tesis doctoral.

Ni donde sería el viaje final de carrera. Y cómo recaudarían fondos los alumnos para tal fin.

Y si al final habrá un colegio profesional para ejercer. Cualquier cosa es posible.

Lo cierto es que la noticia, aunque parece que me la tome a chirigota, tiene un trasfondo mucho más serio y triste de lo que parece simplemente en la superficie. Es una muestra más de la cultura del todo vale en el que nos hayamos inmersos.

Miedo me dan las generaciones futuras, que están mamando esta manera de actuar. Y luego diremos que de esos polvos vinieron estos lodos. Al tiempo.

Publicado en Sin categoría | 2 comentarios

PERSONAJES INEXISTENTES (IV)

“Si realmente las rubias son tontas, ¿se convierten en inteligentes con un tinte de castaño claro de L´Oreal? Este hecho abre caminos de investigación insospechados.

Briton Blondy (1915 – 1997) Neurólogo y estilista en ratos libres.

Blondy nace en el condado de Exeter un caluroso día de julio de 1915. Fue el segundo hijo de una estirpe con rancio abolengo de  criadores de avutardas destinadas para peleas de avutardas. Ya se menciona al primer Blondy criador en las Crónicas de las costumbres y holganzas en la Campiña Inglesa que en el siglo XVI escribió Sir Vasheuste Mismo.

 

 

Su padre, William Blondy criador y veterinario especializado en aves de corral, fue el primero en influir en el joven Briton y le aficionó desde muy temprana edad a la observación y reflexión científica. Cursa estudios primarios a la vez que ayuda en el negocio familiar.

En 1935 se matricula enla Facultadde Medicina Veterinaria de Cambridge, con la intención de seguir los pasos paternos. Pero en segundo curso, cuando cuenta con veintidós años, se siente atraído por los novedosos estudios y teorías del psicoanálisis y de la inteligencia humana. Decide por ello abandonarla Facultadde Veterinaria y matricularse en la de Medicina, con gran disgusto para su padre.

Corre el año 1937. La radio es el ama del entretenimiento de masas y con ello, los espectáculos y deportes populares pierden adeptos. Ello incluye a las peleas de avutardas, que eran de una pesadez y aburrimiento extremo. La economía familiar se tambalea y por fin, en 1939, los Blondy echan el cierre a tal actividad. Las penurias económicas repercuten en los estudios del muchacho. Gracias a una beca deportiva, pues destaca en críquet galés, una modalidad autóctona que en vez de jugarse en un campo de hierba y con  un bate, se golpea con un remo y se desarrolla encima de gabarras, logra costear el último año de carrera.

Briton termina sus estudios ese año pero es movilizado. Sirve en el tercer regimiento de infantería acorazada como ayudante médico. Terminada la guerra, de regreso a su Exeter natal, entra a trabajar en el Franklyn Community Hospital, en el pabellón de neurología y psiquiatría donde desarrolla su tesis doctoral, fruto de sus observaciones en los hospitales de campaña en los años anteriores. Briton defiende la teoría de que el fenotipo del individuo marca la capacidad intelectual de este. Esta afirmación la realiza por sus innumerables notas tomadas como médico militar.

Blondy mantiene que los rubios y castaños de pelo lacio están más capacitados para trabajos espaciales y resuelven mejor los problemas de volúmenes. Mientras que los que tienen el mismo color de pelo, pero si este es encrespado, son más duchos para resolver problemas intelectuales abstractos. Por el contrario, los individuos de pelo negro, sea este lacio o rizado, están especialmente dotados para solucionar cuestiones de lógica y del lenguaje.

La tesis se publica en 1948 con el título:

Sinopsis neuronales y vellosidad capilar. Interacciones ambientales y fenotipo.

Recibe su doctorado con la nota de sobresaliente cum lauden y su trabajo es publicado en la prestigiosa revista HAIR AND INTELLIGENCE. Causa asombro entre la comunidad científica sus audaces conclusiones y en 1951 recibe una oferta dela Universidadde Wisconsin para ocupar la cátedra de neurología y tintes.

Con treinta y seis años Blondy se traslada a los EEUU. Continúa sus investigaciones, esta vez con los pelirrojos, obteniendo vagos resultados en sus conclusiones científicas. Por esa fecha, conoce a Margaret Rose Harrison en un congreso de estilistas y peluqueros. Ella es dueña de una franquicia dedicada a la fabricación de productos para el cuidado del cabello de procedencia vegetal. Fue un flechazo en toda regla y a los tres meses contraen matrimonio.

El tándem Blondy – Harrison conseguiría grandes resultados en el futuro.

Fue Margaret Rose la que le indujo a indagar en los efectos de las mechas con reflejos y su repercusión en la producción de endorfinas cerebrales.

En 1955 publican conjuntamente el trabajo TINTES SIN AMONIACO, MECHAS Y ENDORFINAS, donde demuestran que, se produce  más cantidad de estas hormonas, en los individuos tratados con tinturas capilares vegetales que en aquellas de fabricación sintética.

Como corolario de esta tesis, a su vez ponen de manifiesto que individuos felices son más capaces intelectualmente que aquellos más taciturnos.

Al principio de la década de los 60, ponen en marcha otra línea de investigación. Consiguen demostrar que los pelos “a lo afro”, producen un retraso en el aprendizaje del sujeto que lo luce. Lo achacan al peso de la cabellera, pero no obtiene resultados concluyentes.

También de esta época salen a la luz otros de sus  trabajos como Rulos y Neurotransmisores: A la genialidad por el rizo inducido. Este artículo sale del ámbito académico y cala en la opinión pública como trabajo de divulgación científica y les proporciona una popularidad entre la gente corriente. Tal hecho hace que la cadena de televisión CBS les ofrezca un programa quincenal para acercar la ciencia al hombre de a pie.

Durante la década de los 70 del siglo XX, Blondy se interesa por la alopecia genética.

Tras varios años de pruebas de laboratorio con cientos de voluntarios sus resultados fueron revolucionarios: De los trescientos individuos testados, cien fueron tratados con peluquines de pelo natural, otros cien, con peluquines de pelo sintético y los restantes, con sombreritos de papel como efecto placebo.

Llegó a la resolución con sus pruebas empíricas, que aquellos que tuvieron el cráneo tapado con pelucas de pelo natural resolvían con mayor rapidez las pruebas de inteligencia del instituto MENSA que los otros dos grupos.

De estas exploraciones y de sus conclusiones saldría otra de sus brillantes publicaciones: CALOR NATURAL, AUTOESTIMA Y LUCIDEZ MENTAL.

 

Con sesenta y cinco años, Briton deja su trabajo académico y se dedica, junto a su esposa a dar conferencias y al asesoramiento técnico. Entre los aconsejados se encuentra el conocido estilista español Llongueras.

En 1989 recibe el prestigioso premio LE SCIENCIE ET PEIGNE, de la academia francesa de Neurocirugía Aplicada.

Y dos años más tarde, la reina Isabel II le nombra caballero dela Ordendel Imperio Británico.

 

Fallece en 1995 de un ataque de seborrea aguda.

 

Briton creó escuela y dejó varias líneas de investigación abiertas tras su muerte, que sus discípulos han seguido. Sirva como ejemplo la del efecto de uso de la gomina en el genoma humano y otra más audaz y que en la actualidad no se ha cerrado aún, que es la raya en medio y su impacto en el cortex cerebral.

 

 

 

Publicado en Sin categoría | 1 Comentario

POSTERS, OVEJAS MERINAS Y LÍBIDO

                POSTERS, OVEJAS MERINAS Y LÍBIDO

 

Escuchaba la noticia. Hubiera apostado que provenía de la Universidad de Wisconsin, la única universidad que conozco que gasta sus recursos en financiar estudios de lo más peregrinos. Pongo por ejemplo si el uso de crecepelos ricos en betacarotenos agudiza la vista y previenen la caspa. O bien, si la alimentación de ranas con mosquitos tigre hace que las primeras realicen el salto de la rana en plan felino.

Pues no. No señores. La noticia venía de Castilla. De la localidad de Olmedo, concretamente.

Un ganadero de esta villa ha tenido la idea de fomentar y agudizar la líbido entre sus ovejas.

¿Algún tipo de medicación experimental? Se preguntarán.

Pues no señores. Nada como hacer que se desee aquello que se ve.

El aprisco lo ha convertido en una habitación de adolescente al uso. Es decir, música ligera a toda caña y muchas imágenes de los ídolos más deseados colgando de las paredes. Aunque había una pequeña diferencia: el aprisco estaba más ordenado que cualquier cuarto de adolescente, eso si.

Ha tenido la gran idea de fotografiar a los carneros encargados de cubrirlas y que serán los futuros papás de los corderos que nacerán en primavera.

Así, que, tal y como mostraban las imágenes del noticiero, el dueño mostraba con orgullo a sus pupilas contemplando las fotos en tamaño gigante de los latín – lover lanudos.

Los carneros que las cubrirían posaban la mar de puestos y con sus esquilas al cuello como si de una pajarita de smoking se tratara.

Lo mejor de todo, es que estas, miraban las fotografías con gran atención. Todas arremolinadas alrededor del retratado. Y balando como unas descosidas.

Comentó el ganadero que además, a los postres los rociaba con feromonas sexuales ovejunas para reforzar la fuerza de las imágenes.

Y para terminar su fomento por incrementar la producción, amenizaba el recinto con música ligera a toda caña. En el momento del reportaje, sonaba Alejandro Sanz por todo el establo con su “corazón partío”

Me preguntaba si, el ganadero en su arrojo, iría más allá  para la próxima campaña de ternascos y vestiría a sus sementales como bomberos. Podría vender hasta calendarios. Mister agosto, un macho de raza canaria de pelo con cuernos de triple helicoidal y decorados con  pearcings además de metrosexual, esquilado con sistema láser y luciendo chuletas.

Empecé a entender el dicho que se dice por Teruel:

Eres más tonto y naces oveja.

A mi cabeza vinieron imágenes parecidas que había visto hacía unos días. Hay un niñato, que canta como un grillo que creo que le llaman Justin Bieber.

Este pollo es el actual rey de las merinas humanas. Eso me dice mi sobrina, que yo me quedé en la canción protesta. Gugleando por Internet, me enteré del fenómeno de furor uterino que invade el planeta por este barbilampiño.

Así que a todos los genetistas, es tontería que sigan con sus analíticas para comparar genomas de diferentes especies.

Se están gastando el dinero en vano.

Les aconsejo que en su lugar, cuelguen algún retrato de tío bueno de la especie que sea. Humano, oveja…

Y observen a las féminas que admiran a los que posan. No podrán distinguir quienes tienen más ojos de cordero degollado.

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario